Vertiv estima que el consumo energético y la eficiencia cobrarán importancia a medida que la industria de los centros de datos se acerque al 2023

Alerta mundialista: ¿qué hacen con tus datos las apps obligatorias que exigen para entrar a Qatar?
15 noviembre, 2022

La gestión de la huella de carbono y del consumo impulsan las tendencias hacia la regulación, la estandarización y la búsqueda de alternativas a los generadores

DESCARGAR GACETILLA EN FORMATO WORD + IMÁGENES

Los centros de datos experimentarán una mayor regulación y supervisión de terceros en 2023, a medida que el mundo siga haciendo frente al creciente consumo de agua y energía por parte de la industria en el marco de un constante cambio climático. El intensificado enfoque en el impacto general del centro de datos en las comunidades y el medio ambiente es una de las cinco tendencias de la industria para 2023, las cuales han sido identificadas por los expertos en centros de datos de Vertiv (NYSE: VRT), un proveedor global de soluciones de continuidad e infraestructura crítica digital. 

“La industria de centros de datos crece rápidamente a medida que más y más aplicaciones necesitan computación y almacenamiento, lo cual impulsa un rápido aumento en el consumo de agua y energía en las instalaciones de centros de datos. La industria ha comprendido que buscar agresivamente la eficiencia en el uso de energía y agua es fundamental para el éxito futuro y la supervivencia”, afirmó Giordano Albertazzi, presidente y director de operaciones para Vertiv en la región de las Américas. “Una mayor regulación es inevitable y llevará a importantes innovaciones en toda nuestra industria. Puede que el proceso no siempre sea sencillo ni lineal, pero puede manejarse con la ayuda de socios expertos en centros de datos y las innovadoras soluciones que pueden anticiparse a los cambios y satisfacer las crecientes necesidades de aplicaciones para centros de datos”. 

Los avances en el diseño y la fabricación de chips que limitaron el consumo energético de los servidores durante la primera década y media de este milenio alcanzaron sus límites en años recientes, seguidos por un máximo en la cantidad de energía utilizada por los servidores. En un informe reciente, titulado Silicon Heatwave: The Looming Change in Data Center Climates, el Uptime Institute citó datos de la Standard Performance Evaluation Corporation (SPEC), los cuales mostraron aumentos en el consumo energético de los servidores del 266% desde 2017. Este aumento forma parte de varias fuerzas técnicas y de mercado que impulsan el enfoque en la concienciación ambiental y la sostenibilidad en muchas de las tendencias de 2023 identificadas por los expertos de Vertiv. Estas tendencias son las siguientes: 

Los centros de datos se enfrentan a mayores regulaciones

Las crecientes presiones para satisfacer la demanda de energía y agua por parte de los consumidores han obligado a los gobiernos de todos los niveles a analizar a mayor profundidad los centros de datos y su consumo desmedido de estos recursos. Se estima que los centros de datos actualmente son los responsables de un consumo global de electricidad de hasta un 3 % y se prevé que aumentará al 4 % para 2030. En promedio, una instalación de hiperescala consume entre 20 y 50 MW al año —teóricamente, suficiente electricidad para alimentar hasta 37.000 hogares—. Los expertos de Vertiv esperan que esto dé lugar a un mayor escrutinio gubernamental en 2023.  

Esto ya está ocurriendo en algunos lugares. Dublín, Irlanda y Singapur han adoptado medidas para controlar el consumo energético de los centros de datos, y es probable que el consumo masivo de agua en los centros de datos —especialmente en áreas propensas a las sequías— dé lugar a un escrutinio similar. De acuerdo con el Departamento de Energía de los Estados Unidos, la efectividad del uso del agua (WUE) de un centro de datos promedio que utiliza sistemas de enfriamiento evaporativo es de 1,8 L por kWh. Este tipo de centro de datos puede consumir entre 3 y 5 millones de galones de agua diariamente —similar a lo consumido por una ciudad de 30.000-50.000 habitantes—. La industria seguirá adoptando medidas de autocontrol y moderación —incluida una mayor preferencia por los diseños de gerenciamiento térmico amigables con el ambiente—, pero el 2023 será testigo de aumentos en la supervisión reglamentaria. 

Los hiperescaladores y otros compran artículos prefabricados listos para usarse

De acuerdo con una encuesta reciente realizada por Omdia, el 99% de los operadores de centros de datos empresariales indica que los diseños de centros de datos modulares prefabricados serán parte de su estrategia futura. Es más que una tendencia; es la nueva normalidad. En 2023, los expertos de Vertiv prevén un cambio continuo en la misma dirección entre los hiperescaladores a medida que buscan la velocidad y las eficiencias que la estandarización ofrece. 

Este es un concepto más nuevo para los principales proveedores de servicios en la nube de todo el mundo, los cuales están recurriendo a los proveedores de servicios de coubicaciones —quienes han estandarizado por años— para hacer esto una realidad. Específicamente, estos proveedores de servicios en la nube subcontratan sus nuevas construcciones a proveedores de servicios de coubicaciones para aprovechar sus conocimientos en el mercado, su repetibilidad comprobada y su velocidad de implementación. A corto plazo, la estandarización —que incluye desde componentes modulares, como isletas y módulos de potencia y enfriamiento— se convertirán en el enfoque predeterminado no solo para la empresa, sino también para la hiperescala y el borde de la red.  

Los generadores diésel se enfrentan a una competencia real

Por mucho tiempo, el generador diésel ha sido una pieza imperfecta, pero ineludible, del ecosistema de centros de datos. Representa energía almacenada que en gran parte no se utiliza y exige mantenimiento o reemplazo del combustible después de periodos de inactividad. Luego, al ser puestos en servicio, los generadores producen emisiones de carbono que los operadores tratan de evitar desesperadamente. Actualmente, algunas organizaciones ya dependen de las baterías para soportar la carga por un mayor tiempo —hasta cinco minutos en algunos casos— e incluso diseñan sus centros de datos con una capacidad para generadores mínima. 

Estas son medidas de transición para minimizar el papel de los generadores mientras la industria busca otras opciones —incluidas las nuevas tecnologías de baterías— para un respaldo prolongado. En 2023, los expertos de Vertiv prevén que una alternativa emergente será la preferida: las celdas de combustible de hidrógeno. Al principio, estas celdas de combustible funcionarán como un generador, al soportar la carga momentáneamente, y eventualmente prometen una operación prolongada o incluso continua. 

Las densidades más altas afectan las estrategias térmicas

Después de años con densidades de racks relativamente estáticas, los operadores de centros de datos exigen racks con densidades cada vez mayores. De acuerdo con la encuesta 2022 Global Data Center Survey del Uptime Institute, más de un tercio de los operadores de centros de datos indica que sus densidades de racks han aumentado rápidamente durante los últimos tres años. Esto resulta especialmente cierto para los centros datos empresariales y de hiperescala, donde casi la mitad de estas instalaciones con operaciones de 10 MW o más reportan racks por encima de 20 kW y un 20% indicó tener racks de más de 40 kW. 

Esto coincide con la madurez de las tecnologías de servidores enfriados con líquido y la mayor aceptación y adopción de estas tecnologías. Los aumentos mencionados en el consumo energético de los servidores ocurren a la vez aumenta la necesidad de agregar capacidad rápidamente, lo cual representa un desafío para los operadores por todas partes. Esto no les deja más remedio que explorar los límites de las instalaciones existentes por medio de agregar computación en espacios reducidos, aumentar la densidad de los racks y crear perfiles térmicos que necesitan enfriamiento líquido. Aunque el enfriamiento líquido no es una tecnología nueva, la primera ola de implementaciones exitosas, eficientes y libres de problemas en los entornos de alta densidad ha suministrado la prueba de concepto que estimulará la adopción el próximo año. Además, esta tendencia se verá acelerada por la adición del enfriamiento directo al chip a las iniciativas OCP y Open19. 

La 5G se encuentra con el metaverso en el borde

En su reciente 2022 Mobile Subscription and Revenue Forecast, Omdia estima que casi la mitad de todas las subscripciones móviles (más de 5800 millones) serán 5G para 2027, lo cual llevará la computación más y más cerca del usuario. El metaverso es una aplicación en búsqueda de una red de computación ultradensa y de baja latencia. En 2023, veremos el encuentro de estas dos actividades, con implementaciones de metaverso aprovechando las redes 5G para facilitar las funciones de latencia ultrabaja que las aplicaciones necesitan. Finalmente, esto exigirá una computación de mayor potencia en esas ubicaciones de borde 5G y seremos testigos de que sucederá pronto, con incursiones tempranas en 2023 seguidas por implementaciones más generalizadas en los próximos años. A medida que el borde de la red se vuelva más sofisticado, también lo hará la infraestructura necesaria para soportarlo. Esto incluirá tecnologías como sistemas de planificación y gestión con inteligencia artificial y realidad virtual, así como una mayor adopción de sistemas UPS con baterías de iones de litio en el borde, una tendencia constante que experimentó un aumento en la participación del 2% de las ventas en agosto de 2021 al 8% en agosto de 2022, según IDC. 

“Con negocios adoptando estrategias de sostenibilidad —como los proveedores de servicios en la nube y de coubicaciones, las compañías de telecomunicaciones y las instituciones financieras—, es indispensable que los operadores de centros de datos en Latinoamérica se esfuercen por ser más eficientes en el uso de los recursos. La adopción de tecnologías innovadoras y avanzadas puede ayudar en esta aventura y preparar a los centros de datos para anticiparse a la regulación y el crecimiento futuros”, indicó Rafael Garrido, vicepresidente de Vertiv Latinoamérica. 

 


 

Sobre Vertiv

Vertiv (NYSE: VRT) ofrece hardware, software, análisis y servicios continuos para permitir que las aplicaciones vitales de sus clientes tengan un funcionamiento ininterrumpido, un rendimiento óptimo y un crecimiento conforme a las necesidades de su negocio. Vertiv resuelve los desafíos más importantes a los que se enfrentan los centros de datos actuales, las redes de comunicaciones y las instalaciones industriales y comerciales, a través de una cartera de soluciones y servicios de infraestructura de TI, enfriamiento y potencia, la cual cubre desde la nube hasta el borde de la red. Con su sede ubicada en Columbus, Ohio, EE.UU., Vertiv emplea aproximadamente a 24.000 trabajadores y ejerce sus actividades en más de 130 países. Para más información y para conocer las últimas noticias y contenidos de Vertiv, visite Vertiv.com.

Declaraciones anticipadas

Esta nota de prensa contiene declaraciones prospectivas conforme a la Ley Estadounidense de Reforma de Litigios Privados sobre Valores de 1995, la Sección 27 de la Ley Estadounidense de Valores y la Sección 21E de la Ley Estadounidense del Mercado de Valores. Estas declaraciones son solo una predicción. Los acontecimientos o resultados reales pueden diferir sustancialmente de aquellos descritos en las declaraciones prospectivas. Se remite a los lectores a las clasificaciones de Vertiv con la Comisión de Bolsa y Valores, incluidos el Informe Anual más reciente en el Formulario 10-K y cualquier Informe Trimestral posterior en el Formulario 10-Q para un análisis de estos y otros factores de riesgo importantes relacionados con Vertiv y sus operaciones. Vertiv no tiene obligación alguna, y renuncia expresamente a cualquier obligación, de actualizar o alterar sus declaraciones prospectivas, ya sea como resultado de nueva información, eventos futuros o de otro tipo.